Tacoa, hace 27 años

Tacoa - El Nacional (Small)Era 19 de diciembre de 1982, domingo. Fue un día que no amaneció tranquilo. Mucho antes de las 6:00 am, en Arrecife, muy cerca de Catia la Mar, uno de los ocho tanques que guardan petróleo para La Electricidad de Caracas había explotado

Con esa primera explosión se produjeron dos muertes: hdos técnicos de La Electricidad que supervisaban el nivel de los tanques volaron por los aires. Sus cuerpos jamás fueron encontrados, se volatilizaron o quedaron enterrados en el amasijo de petróleo reseco y escombros que más tarde cubriría el declive que se dirige a la playa. Fue sólo el preámbulo de otra explosión devastadora, terrible. Un reportero de El Nacional, llegado temprano en la mañana, anotó la presencia del ministro del Ambiente (Carlos Febres Pobeda) y de varios técnicos de La Electricidad: abandonaron el lugar luego de realizar una inspección y dar algunas instrucciones. Eso les salvó la vida.
A las doce y treinta ocurrió lo peor, lo que quizás pudo haberse evitado. Los periodistas de El Nacional ya venían de vuelta a Caracas, por la carretera de Carayaca, cuando sintieron el hongo de llama y lava petrolera sobre sus cabezas. Dos tanques de petróleo pesado, con capacidad para 32 mil toneladas métricas cada uno, explotaron y aquella franja del litoral guaireño se convirtió en un infierno. En principio se estimaron cincuenta personas muertas. Al final, resultaron unas 160. Entre las víctimas, sobre todo gente que vivía cerca, hubo también 34 bomberos fallecidos, y varias personas que trabajaban en medios de comunicación social, entre ellas: Carlos Moros, redactor de El Universal; Mariadela Russa de Fernández, reportera del canal 8; Román Rosales, fotógrafo de sucesos de Últimas Noticias; Salvatore Veneziano, fotógrafo de El Universal; el camarógrafo Oswaldo Silva, a quien llamaban “Pajarito”, de Venezolana de Televisión. .
El papa Juan Pablo II envió su mensaje de condolencia a Caracas. Se anunciaba que el presidente Luis Herrera Campíns encabezaría las honras fúnebres (velatorio, responso y honores póstumos) de los bomberos que entregaron su vida en esta tragedia. Hubo negligencia, temeridad y anarquía tras la primera explosión. Los errores de algunos los pagan muchos.